El poblado de pescadores de Binibeca fue construido en 1972 y, al ser uno de los lugares más turísticos de la isla, se encuentra completamente restaurado. Sus calles estrechas y sus casas encaladas (que parecen sacadas de una postal) forman un laberinto en el que desearéis perderos durante un buen rato.

Aunque en un principio Binibeca da la impresión de ser un parque temático, las casas están habitadas y hay que guardar silencio como muestra de respeto.

Para llegar a Binibeca, la opción más sencilla es ir a San Luis desde Mahón y desde allí seguir los carteles a Binibeca (Binibequer). Para llegar al poblado de pescadores deberéis tomar la entrada a Binibequer Vell.

Playas cercanas a Binibeca

Si queréis combinar la visita de Binibeca con un día de playala playa de Binibeca (a poca distancia) es muy profunda, tiene arenas finas y cuenta con un pequeño bosque de pinos. Además de esta playa, en las cercanías se encuentran varias calas: Biniancolla, Binisafuller, Biniparratx y Binidalí.